Acerca de Emir

Desde nuestros orígenes en 1936, nos hemos dedicado a perfeccionar cada taza de café.

Esta meta nos lleva a cuidar cada detalle del proceso, desde elegir solo agricultores y proveedores mexicanos hasta el momento de llegar a tus manos.

Emir comenzó como una pequeña casa tostadora junto a nuestra primer sucursal en el centro de la Ciudad de México. Desde entonces prevalece el sueño de ser la casa tostadora de café más importante de México.

Nuestras raíces y esencia son árabes, pero México es nuestra casa. El país donde cultivamos, cosechamos y tostamos nuestros granos. Esta fusión de sabores y culturas, te garantiza un sabor único y exclusivo.

Unimos solo lo mejor de ambos mundos porque en Emir creemos que nuestras diferencias culturales nos acercan, no nos alejan.